Publicaciones

Conexión Cinvestav
/ Categorías: Sin fronteras

Cristian Pablo Pennisi. Una pasión por las células

Image

Cruz Azul, Aalborg Futbol Club y el Independiente de Avellaneda tienen algo en común. Si bien son equipos de futbol profesional, para Cristian Pablo Pennisi son los nombres de sus clubes favoritos, quien como muchos argentinos, es un apasionado de este deporte.

Originario de la ciudad de La Plata, Pablo Pennisi es investigador dedicado a estudiar células madre e ingeniería de tejidos en la Universidad de Aalborg, Dinamarca, donde reside desde 2004.

Siempre sonriente y cortés, el graduado de la maestría en Ingeniería Eléctrica del Cinvestav, dice estar agradecido con la enseñanza y experiencia obtenida por esta institución, al asegurar que haber estudiado en este Centro le abrió las puertas para seguir su preparación académica. 

“Cinvestav me dio la oportunidad de tener contacto con varios grupos en el área de biotecnología de Francia, España y Dinamarca, con los cuales tuve un importante intercambio académico y, sobre todo, fueron países donde pude optar a varias becas. Es gracias a la investigación científica realizada en México que logré continuar con mis estudios de doctorado en la Universidad de Aalborg, Dinamarca”.

La tesis de maestría de Pablo Pennisi versó sobre el desarrollo de un sistema de fibras ópticas para la estimulación de células musculares. El investigador asegura que este conocimiento, más la experiencia lograda en el Centro en materia de bioelectrónica del músculo y del nervio, fueron las razones por las que lo consideraron en España y Dinamarca.

Actualmente Pablo se dedica a la manipulación de las células madre para conseguir terapias de regeneración muscular, usando estímulos mecánicos, eléctricos o de diferentes biomateriales. “Hay muchas enfermedades donde el músculo se daña y no tiene la capacidad de recuperarse por sí mismo; yo me dedico a hacer estudios in vitro para analizar las distintas señales que le podemos cambiar a las células y que influyan en una forma más rápida o avanzada en su regeneración”.

Pablo cuenta que estuvo en una secundaria con doble turno, “era muy aplicado porque la idea era formar profesionales técnicos para la industria, como en electrónica o ingeniería eléctrica. Pero fue cuando decidí estudiar una carrera universitaria que descubrí la ingeniería biomédica. Entonces, en 1991 viajé a la ciudad de Paraná, único lugar donde se podía estudiar esa carrera en Argentina.

Al terminar su carrera en la Universidad Nacional de Entre Ríos, surgió la posibilidad de estudiar una maestría en México. “Había una oferta de dos becas, una en la Universidad Autónoma Metropolitana y otra en el Cinvestav. Me resultó interesante la segunda opción porque justamente mi supervisor de tesis, Leonardo Nicolassi, era egresado del doctorado del Centro en los años 70 y me habló de las bondades y de lo avanzada que era la institución. Fue así como empecé mi aventura en México.

Extrañaba mi país, pero fui muy bien recibido y no me costó adaptarme, tenía compañeros muy dispuestos a ayudar. Me extrañaba ver con qué ligereza me invitaban al casamiento de algún familiar o a un bautizo. Normalmente esas invitaciones en mi país se hacen cuando uno tiene una relación de amistad de muchos años”.

En este viaje, Pablo Pennisi hace especial mención de los dos personajes que fueron clave en su preparación académica en Cinvestav, su director de tesis Lorenzo Leija y su supervisor Roberto Muñoz Guerrero. Durante su estancia en México, después de terminar su maestría fue profesor en los institutos Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey y en el Politécnico Nacional.

Cristian ya no juega futbol, pero no deja de ser espectador de este deporte, ahora dedica su tiempo a investigar células madre e ingenierías de tejidos. Aunque no es un área donde se especializó en el Cinvestav siempre menciona con ahínco que fue un trampolín para su preparación profesional.  

“Digamos que me desvié un poco del trabajo realizado en el Cinvestav por una cuestión de oportunidades y de interés personal, pero recuerdo que en el Centro teníamos una materia llamada algo así como tecnologías avanzadas y me tocó hacer una presentación sobre ingeniería de tejidos, casualmente ahora me dedico a eso”.

Artículo anterior Diseñan nanocompuesto para la remoción de metales pesados y bacterias en agua
Siguiente artículo Afecta el cigarro hasta a quienes no son fumadores
Print
651

Documentos de descarga

Theme picker