Publicaciones

Conexión Cinvestav
/ Categorías: Boletin de prensa

Avanza investigación sobre tratamiento mexicano contra covid-19

Image

Hasta los primeros días de mayo de 2022, la organización Our Word in Data, iniciativa de la Universidad de Oxford, estimaba que poco más de 65 por ciento de la población mundial había recibido al menos una dosis de alguna de las vacunas contra la covid-19, colaborando a la reducción en el número de muertes asociadas a esta enfermedad.

Sin embargo, el contagio ocasionado por las nuevas variantes mantiene a las comunidades médica y científica sin bajar la guardia, por lo que aún se analizan otras alternativas adyuvantes a las vacunas. Una de ellas se estudia en el Cinvestav donde, en colaboración con el Instituto Mexicano del Seguro Social, han realizado con éxito las primeras investigaciones en modelos animales de un tratamiento para contrarrestar los efectos ocasionados por la infección a nivel pulmonar, mismas que conforman un artículo publicado en la revista científica Journal of Leukocyte Biology y la de divulgación Avance y Perspectiva.

De hecho, los investigadores, Michael Schnoor y Eduardo Vadillo, han realizado una solicitud ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial a fin de obtener una patente nacional para el inhibidor de la enzima ADAM17 en el uso contra la covid-19.

De acuerdo con Michael Schnoor, investigador del Departamento de Biomedicina Molecular en el Cinvestav, se planteó la hipótesis de que al presentarse los primeros síntomas o cuando se encuentran afectaciones de los pulmones, el uso de un inhibidor de la enzima ADAM-17 puede evitar o mermar la inflamación excesiva de esos órganos, y de esa manera reducir el número de hospitalizaciones e, incluso, de muertes relacionadas a la covid-19.

Es conocido que el SARS-CoV-2 emplea al receptor ACE2 de las células humanas para provocar la infección. Una de las respuestas del sistema inmune es activar la enzima ADAM17 con el objetivo de cortar a este receptor, pero esta acción provoca que ACE2 no pueda realizar su tarea fisiológica de proteger contra la inflamación pulmonar excesiva ocasionada durante la covid-19.

“Al incorporar un inhibidor de la enzima ADAM17, provocamos que ACE2 continúe con su trabajo antiinflamatorio en los pulmones y contrarreste los efectos de la infección en ese órgano”, explicó el investigador del Cinvestav.

Debido a que en su laboratorio no existen las condiciones de bioseguridad adecuadas en el manejo del virus activo del SARS-CoV-2, los investigadores desarrollaron un modelo capaz de provocar síntomas similares en el animal (sobre todo una severa inflamación pulmonar) sin necesidad de manipular al nuevo coronavirus.

A partir de un compuesto similar a los productos del virus, llamado Poly(I:C), y un péptido recombinante correspondiente a la región de la proteína espiga del nuevo coronavirus (provista por Edgar Morales del Departamento de Bioquímica del Cinvestav), pudieron inducir en ratones una enfermedad grave pulmonar, similar al producido por la covid-19. De hecho, sobre este modelo también solicitaron una patente nacional, debido a que puede ser empleado para estudiar la enfermedad.

Una vez recreada la enfermedad de covid-19 en roedores machos, les aplicaron en dos ocasiones durante 24 horas el inhibidor de ADAM17 vía intranasal o intraperitoneal, con lo que pudieron observar la ausencia de daño a nivel pulmonar en el animal y una supervivencia al 100 por ciento.

“La administración por ambas vías del inhibidor de la enzima ADAM17 tuvo efectos similares, comprobados por métodos de histología (muestras de tejidos), análisis PCR y WB (análisis de producción de mediadores de inflamación), y citometría de flujo (determinación de número de células). En todas las observaciones encontramos un efecto protector, y en el caso de los roedores enfermos, una vez tratados no desarrollaron una sintomatología grave, sus pulmones a nivel de la histología y morfología no mostraron ningún daño, incluso tenían los órganos similares al grupo control de animales a los que no se indujo el padecimiento”, comentó Michael Schnoor.

Cabe mencionar que la sustancia empleada como inhibidor de la enzima ADAM17 no se encuentra actualmente aprobado para su uso en enfermedades humanas, solo para investigación científica. Pero gracias a su uso en otros estudios clínicos previos, se ha comprobado la inexistencia de efectos adversos al emplearse en humanos.

Por ello, los investigadores participantes en este estudio esperan poder continuar con el proyecto y realizar un estudio clínico a fin de comprobar su eficacia en humanos, por lo que actualmente se encuentran en búsqueda de financiamiento.

Artículo anterior Inteligencia artificial detecta y corrige fallas durante la línea de producción
Siguiente artículo Alternativa para pacientes graves por covid-19
Print
837

Theme picker