Publicaciones

Conexión Cinvestav
/ Categorías: Boletin de prensa

Diseñan y prueban antivirales como estrategia para el control del dengue

Image

El dengue es una enfermedad viral transmitida por el mosquito Aedes aegypti o Aedes albopictus y según la Secretaría de Salud (SE) en México el 60 por ciento del territorio tiene las condiciones para la transmisión del virus, con lo cual más de la mita de la población nacional se encuentra en riesgo de contraer este padecimiento.

El Boletín Epidemiológico del Sistema de Vigilancia de la SE de la semana del 2 de septiembre de 2019, reportaba 11 mil quinientos noventa y tres casos confirmados de la enfermedad, en comparación con los 3 mil cuatrocientos noventa registrados en el mismo periodo del año anterior.

Ante este panorama, y desde hace varios años, un grupo de investigación del Departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular del Cinvestav encabezado por de Rosa María del Ángel Núñez, se encuentran diseñando y probando antivirales, que serían una buena estrategia para el control de infecciones como dengue y zika.

“En los últimos años hemos trabajado con vitamina D combinada con estatinas, metformina, ivermectina y ezetimibe entre otros; algunas reducen los niveles de colesterol celular y debido a que el virus lo usa, esto disminuye la multiplicación viral y la infección”, aseguró la investigadora.

Explicó que otros compuestos como ivermectina evitan la llegada de algunas proteínas virales al núcleo de la célula, proceso necesario para desarrollar la infección, y la inhiben; además la vitamina D, reduce la producción de citocinas proinflamatorias y esto también reduce la infección viral.

“Todas las moléculas que analizamos evolucionan muy bien en células en cultivo; estamos probando estatinas combinadas con uno o dos de los otros fármacos, en el caso de la metformina se prueba sola en el modelo animal; los resultados preliminares son prometedores pero deben concluirse para tener evidencia de su utilidad y poder iniciar estudios clínicos en humanos”, aseguró Rosa María del Ángel. 

La infección por dengue ocurre después de que un mosquito infectado con el virus pica a una persona sana, así el vector inocula el virus en la sangre, donde infecta a diversas células como macrófagos, dendríticas y hepáticas; cada vez que entra a una célula produce miles de nuevos virus que pueden multiplicarse en nuevas células, los síntomas se presentan cuando hay muchos virus en la sangre del paciente.

La infección se adquiere de 2 a 7 días y hay dos formas clínicas: el dengue leve, caracterizado por fiebre de 39 a 40 grados centígrados, dolor intenso de cabeza, en articulaciones y atrás de los ojos, así como salpullido casual; síntomas que se desarrollan hasta en 7 días.  

El grave tiene los mismos síntomas del tipo leve, pero además puede haber sangrado nasal, en encías o en el tracto digestivo y ocasionar fuga de plasma, con una baja súbita de temperatura, letargia, vómito y puede causar la muerte por shock hipovolémico. El principal problema para controlarlo consiste en saber quién desarrollará solo dengue y quién el tipo grave.

“El dengue grave puede ocasionar la muerte de una persona en 24 horas y sería muy bueno saber quién tendrá la forma grave para que el paciente se quede en el hospital”, sostuvo Del Ángel Núñez.

A decir de la también miembro de la Academia Mexicana de Ciencias, al momento en el país, “hay al menos un 350% de aumento en el número de casos de dengue, porque el número total es 2 mil menos de los que se tuvieron en todo el año pasado”, y aún falta un trimestre para terminar 2019.

Para la investigadora las causas del repunte de la enfermedad pueden ser varias: se tienen más estados que registran el padecimiento; los años anteriores se tenía un registro del serotipo DEN1 y 2 del dengue, principalmente; este año el serotipo 3 esté presente en más estados y puede ser una causa de parte del incremento (los cuatro serotipos de la enfermedad tienen que ver con su gravedad).

Otra causa es que tiene un comportamiento cíclico; hay años en donde se presenta un repunte y éste puede ser una posibilidad; una causa adicional podría ser la baja en las labores de fumigación y de descacharrización en los hogares, pero el incremento del dengue también se presenta a nivel internacional, por ejemplo, “Brasil describe un aumento del 220 por ciento en su número de casos”, explicó Del Ángel.

El incremento de casos de dengue en el país podría generar un mayor número de personas incapacitadas laboralmente, aumento en las defunciones relacionadas con la enfermedad y lo más difícil de manejar sería la saturación de los servicios de salud. Algunas medidas para contener la infección son: una fumigación adecuada en los lugares de riesgo, emplear repelentes; usar mosquiteros en puertas y ventanas; evitar depósitos de agua al aire libre; y descacharrizar jardines, entre otras.

Artículo anterior ¿Agruras?
Siguiente artículo La ciencia a través del ojo femenino
Print
214

x