Publicaciones

Evalúan mecanismos que desencadenan la enfermedad de Crohn

Image

Hay células que desempeñan un papel importante en el mantenimiento del equilibrio intestinal y en la protección contra infecciones causadas por virus, bacterias y parásitos, un ejemplo son los linfocitos intraepiteliales T gamma delta, tema al que Irving Ulises Martínez Vargas dedicó sus estudios de posgrado en el Departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular del Cinvestav, y que continuará como su tema posdoctoral en la Icahn School of Medicine at Mount Sinai, en Estados Unidos.

Para el originario de Acapulco, Guerrero, el interés en temas relacionados con ciencia ha estado en su imaginario desde muy pequeño, pero se reforzó tras realizar sus estudios de licenciatura en la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Autónoma de Guerrero.

Al obtener su grado de Químico Farmacéutico Biólogo, Martínez Vargas se incorporó al Cinvestav, donde cursó su maestría y doctorado en el Departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular, enfocando su investigación a los linfocitos intraepiteliales T gamma delta, una población de células inmunológicas localizadas en poca proporción en la sangre, pero que constituye hasta 60 por ciento de las presentes en el intestino, sirviendo como centinelas protegiéndolo contra agentes infecciosos. Adicionalmente, estas células promueven la homeostasis y reparación del epitelio intestinal mediante la secreción de citosinas y factores de crecimiento.

Hasta ahora, este estudio plasmado en su tesis “Función de Myo1f en la migración de los linfocitos intraepiteliales T gamma delta intestinales”, codirigida por Patricia Talamás Rohana del Departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular, y Leopoldo Santos Argumedo, del Departamento de Biomedicina Molecular, proporciona la primera evidencia de que Myo1f (miosinas de clase I) interviene en la adhesión y migración constante dentro del intestino de los linfocitos intraepiteliales T gamma delta, contribuyendo así a la salud intestinal y al control de las infecciones.

Las miosinas de clase I son proteínas que ayudan al movimiento de moléculas, regulan la tensión celular y modulan la red de fibras de proteínas que determinan la forma y estructura del citoesqueleto.

Dado que los linfocitos intraepiteliales T gamma delta patrullan el epitelio intestinal mediante una migración constante, entender qué moléculas participan en el movimiento de estas células resultó de interés para Martínez Vargas

Empleando modelos animales que no tienen miosinas de clase I (Myo1e, Myo1f o ambas), identificó que es necesaria la Myo1f para reclutar a los linfocitos intraepiteliales T gamma delta hacia el intestino delgado. Esto se debe a una disminución de dos moléculas muy importantes para el desplazamiento y salvaguardia de estas células en el intestino: el receptor de quimiocina CCR9 y la integrina alfa 4 beta 7.

Como resultado de esta disminución, los linfocitos intraepiteliales T gamma delta sin Myo1f presentan menor capacidad para adherirse y migrar, debido a que su ausencia afecta la capacidad de la actina, componente estructural del citoesqueleto celular, en la formación de extensiones celulares y en la membrana celular, también afecta en dónde se colocan CCR9 y a4b7, lo que sugiere que la miosina participa en su transporte desde el interior de la célula hacia la superficie de la misma.

“Notamos una afectación en el proceso intracelular conocido como transducción de señales, el cual depende, parcialmente, de la adición de grupos fosfato al aminoácido tirosina en algunas proteínas, esto indica que la falta de la proteína Myo1f también puede afectar las señales necesarias para el movimiento del citoesqueleto celular y, por lo tanto, disminuir los procesos de adhesión y migración celular”, puntualizó el graduado del Cinvestav.

Para continuar con su investigación y comprender completamente la relevancia de sus hallazgos en el doctorado, Martínez Vargas inició una estancia posdoctoral en el laboratorio de Karen Edelblum, de la Icahn School of Medicine at Mount Sinai, en Estados Unidos, pues fue ella quien describió por primera vez la migración de los linfocitos intraepiteliales T gamma delta en el intestino y determinó que tienen un papel importante durante el desarrollo de la enfermedad inflamatoria intestinal de Crohn.

El trabajo que realizará Irving Ulises Martínez Vargas durante su estancia, consiste en evaluar las propiedades inmunorreguladoras de los linfocitos intraepiteliales T gamma delta que expresan CD39, una molécula relacionada con propiedades de supresión de la respuesta inmune, para entender su papel durante el desarrollo de la enfermedad de Crohn. Con ese fin, empleará modelos murinos genéticamente modificados con los que determinará cómo la pérdida específica de esta población contribuye al desarrollo de la inflamación intestinal.

Adicionalmente, determinará el mecanismo por el cual esta población celular regula la inflamación intestinal y analizará cómo las capacidades inmunorreguladoras de los linfocitos intraepiteliales T gamma delta se encuentran comprometidas en pacientes con la enfermedad de Crohn.

En conjunto, sus estudios pretenden entender la relevancia de los linfocitos intraepiteliales T gamma delta en la enfermedad de Crohn, para desarrollar terapias enfocadas en reestablecer las propiedades inmunorreguladoras y, en consecuencia, disminuir el daño al epitelio intestinal causado por la inflamación.

Sobre su experiencia en el Cinvestav, Martínez Vargas se siente orgulloso de haber tenido grandes mentores, pues considera al Centro una de las mejores instituciones que ofrece posgrados en México, por el nivel académico de talla internacional, al proporcionar las herramientas conceptuales y experimentales necesarias para competir con colegas de otras instituciones a nivel mundial.

Artículo anterior Obtienen tejidos con propiedades antibacterianas y de regulación del calor
Siguiente artículo Diagnóstico de enfermedades por lágrimas
Print
321