Publicaciones

Conexión Cinvestav
/ Categorías: Boletin de prensa

Intensa colaboración académica y calidad en la enseñanza durante seis décadas

Image

A 60 años de su creación, el Departamento de Fisiología, Biofísica y Neurociencias del Cinvestav goza de prestigio internacional gracias al enfoque multidisciplinario del trabajo científico que se realiza, lo cual les ha valido a varios de los investigadores que han formado parte de su historia diversos reconocimientos, entre ellos el Premio Príncipe de Asturias en Investigación Científica y Técnica, otorgado por la corona española.

La fundación del Departamento, uno de los cuatro pioneros del Cinvestav, estuvo encabezada por Arturo Rosenblueth Stearns, y en sus inicios la investigación llevada a cabo se enfocó en temáticas como la biofísica del sistema nervioso, la endocrinología y la homeostasis.

Los posgrados que se imparten en este Departamento son catalogados como de Competencia a Nivel Internacional dentro del Programa Nacional de Posgrado de Calidad, del Conacyt; es decir, tienen colaboraciones con grupos de investigación extranjeros a través de convenios que incluyen la movilidad de estudiantes y profesores, al igual que la codirección de tesis y proyectos conjuntos.

El conocimiento generado en el Departamento impacta en la salud, la biotecnología y la industria farmacéutica. Muestra de ello es el diseño de nanoestructuras y plásmidos para el envío de genes a sitios específicos del cerebro y otros órganos donde ejercen efectos terapéuticos, así como la caracterización de los mecanismos involucrados en las enfermedades neurodegenerativas, inflamatorias intestinales, cáncer, dolor neuropático y aquellas provocadas por pesticidas y virus, incluido el Zika y el SARS-CoV-2.

Las líneas de investigación que se cultivan actualmente son: Acceso de medicamentos, fármacos y terapia génica a través de epitelios y endotelios; Diferenciación, desarrollo, inflamación y cáncer; Integración sensorial y motriz en la médula espinal; Medio ambiente y lesión celular; Neurobiología del desarrollo; Biofísica y biología molecular de canales iónicos; Patologías del sistema nervioso; Neurofarmacología y Terapia génica.

El Departamento está conformado por 22 investigadores, tres de los cuales (Jorge Aceves Ruiz, Marcelino Cereijido Mattioli y Pablo Rudomin Zevnovaty) han sido galardonados con el Premio Nacional de Ciencias y Artes, distinción otorgada a científicos cuya trayectoria es sobresaliente y que han participado en la formación de nuevas generaciones de profesionistas.

Además, Jorge Aceves Ruiz, Marcelino Cereijido Mattioli, Pablo Rudomin Zevnovaty y Daniel Martínez Fong tienen el nivel de eméritos en el Sistema Nacional de Investigadores y varios investigadores del Departamento han recibido reconocimientos nacionales, como los premios de la Academia Mexicana de Ciencias, Luis Elizondo, Eduardo Liceaga, Rubén Lisker, Miguel Alemán Valdés, Jorge Rosenkranz y de la Academia Nacional de Medicina.

Image

Entre las distinciones internacionales está el Premio Príncipe de Asturias, al cual se hizo acreedor Pablo Rudomin en 1987 por sus estudios sobre la médula espinal, siendo uno de los siete mexicanos que lo han recibido de un total de 82 premiados.

En cuanto a la formación de recursos humanos, en el Departamento se ofrecen los programas de Maestría y Doctorado en Ciencias con la Especialidad de Fisiología Celular y Molecular y la de Neurobiología Celular y Molecular, de los que se han graduado 588 estudiantes (340 de maestría y 248 de doctorado).

Acerca de la historia del Departamento, sus inicios se remontan al 17 de abril de 1961, con la creación del Cinvestav, ya que, junto con Matemáticas, Física e Ingeniería Eléctrica, fue de los primeros cuatro que conformaron a la entonces nueva institución.

La planta académica fundadora estuvo integrada por tres profesores titulares; Arturo Rosenblueth, quien fue el primer Jefe del Departamento, Ramón Álvarez-Buylla y Juan García Ramos; mientras que Pablo Rudomin y León Macpherson, fungieron como los primeros profesores adjuntos, y con la figura de instructor, Hugo González Serratos.

La fusión del Departamento de Fisiología y Biofísica y el Departamento de Neurociencias, el 27 de junio de 1985, dio lugar al actual Departamento de Fisiología, Biofísica y Neurociencias del Cinvestav.

Durante sus 60 años de existencia, el Departamento de Fisiología, Biofísica y Neurociencias ha hecho aportaciones significativas, como el diseño de técnicas experimentales con las que fue posible elucidar los mecanismos de los epitelios de transporte, involucrados en el intercambio celular entre el ser humano y el medio, conocimiento que puede llevar a la aplicación más óptima de diversos fármacos.

Otra contribución consistió en esclarecer los mecanismos de transmisión de la información en el sistema nervioso central, a nivel de la médula espinal y de su comunicación al cerebro, esto con el fin de entender mejor los mecanismos del control del movimiento y la percepción del dolor.

Image

Sin dejar de lado los estudios sobre la enfermedad de Parkinson, en específico del papel de los ganglios de la base del cerebro sobre el control del movimiento. Estas investigaciones derivaron en procedimientos experimentales, con posibilidades de ser trasladados a la clínica, que permiten controlar este padecimiento que afecta a una de cada 100 personas mayores de 60 años.

Recientemente, el Departamento ha incorporado investigadores jóvenes cuyo trabajo científico está dirigido a estudiar el desarrollo y la diferenciación de órganos, las funciones de los metales en el organismo, la neurogénesis en el cerebro adulto y el papel de la inflamación intestinal en el cáncer.

A la fecha el Departamento cuenta con mil 275 artículos de investigación publicados en revistas internacionales, 96 revisiones publicadas en el extranjero, varios capítulos en libros nacionales e internacionales, y miles de citas en el ámbito internacional a los trabajos realizados por sus integrantes. 

Artículo anterior Nuevos hallazgos sobre la metástasis en el cáncer de mama
Siguiente artículo Aceleradores y detectores de partículas: tecnología y conocimiento al límite
Print
474

Theme picker