Publicaciones

Ju Shiguang. Cómputo para la vida
Conexión Cinvestav
/ Categorías: Sin fronteras

Ju Shiguang. Cómputo para la vida

Ju Shiguang siempre mostró ser un personaje destacado de la Universidad de Jiangsu, en China, calificada entre las mejores 200 universidades de Asia, donde ha contribuido al desarrollo de sistemas de telemedicina integrada con multimedia, para que los médicos puedan ingresar mediante el navegador de internet para realizar diversos trabajos, como el diagnóstico y consulta a larga distancia o tratamiento médico en línea.

Ju Shiguang nació en China en 1950, un año después de que Mao Zedong proclamara en Pekín la República Popular China. En 1978 ingresó a la Universidad de Jiangsu, en la que estudió una carrera que siempre le apasionó: Ingeniería en Computación y la maestría en la misma área. Se dedicó principalmente al estudio de problemas de ingeniería, métodos numéricos para exploración y geología, entre otros temas.

Sin embargo, en 1992 buscando ampliar sus conocimientos, el Ministerio de Educación de China lo envió a México para realizar un doctorado en el Departamento de Computación  del Cinvestav, ya que en esa época la ingeniería en computación nacional estaba más avanzada que en su país.

“Cinvestav es un instituto de investigación especial en México y en el mundo. Los profesores son de excelencia y cuentan con equipos y laboratorios avanzados. Desde  siempre tuve muchas ganas de estudiar ahí”, mencionó Ju Shiguang, quien entre sus múltiples logros figura haber dirigido en 1999 la Universidad de Jiangsu.

Su primer interés por venir a México era intensificar su aprendizaje sobre graficación de perfiles en 3D para geología. Sin embargo, gracias a la dirección de Sergio Chapa, investigador del Departamento de Computación, enfocó su interés en un tema que estaba despuntando en ese momento: lenguajes visuales.

En la década de 1990, el acelerado crecimiento de internet impulsó un área de oportunidad en el mundo de la computación, por lo que Cinvestav abrió una línea de investigación sobre ambientes visuales para el desarrollo de base de datos.

Los ambientes visuales se hacían cada vez más importantes. Los textos que generaban líneas de comandos empezaban a ser cosa del pasado. Microsoft ya había lanzado el sistema operativo Windows, pero faltaba estudiar la sintaxis, la disposición de la información y la semántica del lenguaje visual, concebido como un nuevo paradigma en donde el lenguaje usa símbolos visuales para la definición y el manejo de datos, no como tecnología, sino utilizando fundamentos, y esa era la tarea principal de Ju Shiguang.

De hecho, formó parte del grupo pionero de estudiantes en el Centro que trabajó en el área de lenguajes y programación visual, con el interés de desarrollar un lenguaje visual que hiciera gestión sobre bases de datos espaciales o pictográficas.

Se trataba de un proyecto innovador para facilitar a la entonces paraestatal petrolera Pemex, la exploración y explotación de yacimientos. El petróleo había alcanzado un elevado valor económico en el mercado internacional, por lo que contar con una herramienta de trabajo para la representación y análisis de objetivos en esa industria facilitaría la administración óptima de los recursos naturales y se evitaría caer en inversiones que resultarían costosas para la economía nacional.

Su tesis de doctorado “Visualización de una base de datos espacial” versaba precisamente sobre la especificación de las operaciones mediante elementos visuales que manejan información geográfica relativa a la cartografía de las regiones vinculadas con información de pozos, ríos, secciones sísmicas y geología, entre otras.

Su disciplina, compromiso y capacidad lo llevaron en 2003 a ser profesor visitante de la Universidad Tecnológica de Texas, en Estados Unidos, y de 2009 a 2015 a convertirse en embajador de China en Cuba.

Para el científico chino, el Cinvestav lo marcó a nivel personal y en su desarrollo académico. “Mi asesor me ayudó muchísimo, no sólo en la parte del estudio, sino en los asuntos de obtención de becas y hasta en mi propia vida”.

Artículo anterior Hallan mecanismo ligado a inflamación intestinal
Siguiente artículo Aedes aegypti, el enemigo en casa
Print
306

Documentos de descarga

x