Publicaciones

Los científicos requieren más apoyo y menos recelo: Eusebio Juaristi Cosío
Conexión Cinvestav
/ Categorías: Boletin de prensa

Los científicos requieren más apoyo y menos recelo: Eusebio Juaristi Cosío

Eusebio Juaristi Cosío, investigador del Departamento de Química del Cinvestav, designado Premio Heberto Castillo de la Ciudad de México 2019 en el área de ciencias exactas, hizo un llamado a los gobernantes para que brinden a los científicos “más apoyo y menos recelo, más confianza y menos restricciones”.

Para Juaristi Cosío, “como investigador del Cinvestav es un gran gusto contribuir un poco en seguir manteniendo su prestigio y buen nombre, porque a pesar de ser una institución relativamente pequeña, y últimamente con pocos recursos, nuestro trabajo es reconocido y con ello podemos seguir siendo competitivos en comparación con otras instituciones en México y otros países”

Eusebio Juaristi (Querétaro, 1950) es doctor en ciencias químicas por la Universidad de Carolina del Norte y ha trabajado como investigador posdoctoral en la Universidad de California y asociado en los laboratorios Syntex; fue profesor visitante del Politécnico de Zúrich y de las Universidades de California, en Berkeley y Técnica Aachen; es miembro honorario de la American Chemical Society y de la International Union of Pure and Applied Chemistry y miembro titular de la Academia Mexicana de Ciencias.

El pionero en México en estudios de estereoquímica y organocatálisis asimétrica, área que incide en la “química verde” consideró que un problema para la ciencia en México es la falta de creación de nuevos centros de investigación; por ejemplo, señaló que en química desde hace más de 10 años no se han abierto institutos o departamentos y esos significa que no se pueden contratar en el país a los recursos humanos ya formados.

Juaristi Cosío, especialista en estereoquímica, análisis conformacional y síntesis asimétrica que estudia la orientación de los átomos presentes en las moléculas, señaló la importancia de seguir apoyando a la ciencia y la tecnología, porque el país se está rezagando en esta área; sostuvo que si no se desarrolla la ciencia entonces se va a tener necesidad de comprarla en otros lugares y se deberá pagar mucho por ella.

En contraste, el Investigador Emérito del Cinvestav que cumple 40 años de servicio en la institución, dijo estar acuerdo con la austeridad aplicada por el gobierno actual porque “ha habido abuso en el gasto y en cómo se ha utilizado el presupuesto en ciencia y tecnología; ahora se pretende ser más cuidadosos en el gasto, pero eso pueden afectar gravemente a muchas instituciones de investigación científica en el país.

El también Premio Nacional de Ciencias y Artes 1998 señaló que el riesgo no solo es dejar de crecer, sino que algunos grupos se verán limitados y no podrán continuar sus proyectos. Es importante analizar la política científica, pero con atenuantes para no afectar áreas sustantivas, porque se pueden perder estudiantes por falta de recursos para becas o el trabajo experimental; con esto se estaría cerrando la puerta a la formación de recursos humanos y a la larga va a costar mucho más.

Miembro del Colegio Nacional desde 2016, Juaristi Cosío estimó que un tema a tomar en cuentea es que el equipo usado para la investigación se vuelve obsoleto y no hay recursos para darle mantenimiento, eso va a causar un conflicto en el futuro inmediato.

El Premio de Investigación de la Fundación Alexander von Humboldt 2017, del gobierno alemán, apuntó que “en el país nos salva el talento, se tiene mucha tela de donde cortar y al Cinvestav llegan estudiantes brillantes, en ocasiones autodidactas en su licenciatura, y cuando acceden al posgrado crecen intelectualmente, continúan su formación, así al ir al extranjero siguen destacando; es un gran orgullo para quien los forma”.

Eusebio Juaristi Cosío, autor de 427 publicaciones, director de 59 tesis de licenciatura, 24 de maestría, 41de doctorado y 30 de posdoctorado, aseguró que los científicos deben estar comprometidos con las causas sociales y la principal debe ser la formación de nuevos investigadores, que a su vez trabajen con otros estudiantes, como en un árbol genealógico, porque la ciencia y el compromiso social no están divorciados, deben ir de la mano, siguiendo el legado de Heberto Castillo.

Artículo anterior Conoce el Laboratorio 18 de Farmacobiología
Siguiente artículo Departamento de Física del Cinvestav
Print
228

x