Publicaciones

Participa Cinvestav en la transformación del Sistema Internacional de Unidades
Conexión Cinvestav
/ Categorías: Boletin de prensa

Participa Cinvestav en la transformación del Sistema Internacional de Unidades

El Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) participó en la mayor revisión del Sistema Internacional de Unidades, en donde se redefinieron cuatro de sus siete unidades base. Lo anterior no solamente es un cambio de paradigma en el establecimiento de las unidades de medida, sino que, adicionalmente, se logra un mayor nivel de exactitud en la materialización de las unidades de medida.

Los cambios aprobados en la 26 Conferencia General de Pesas y Medidas (CGPM) entrarán en vigor el 20 de mayo del 2019, Día Internacional de la Metrología y Aniversario del Tratado del Metro establecido en 1875. “Los beneficios de esta decisión permearán, en su momento, en el comercio internacional, la industria de alta tecnología, la salud, la protección al medio ambiente, así como en la ciencia básica”, indicó Mauricio López Romero, director del Cinvestav Unidad Querétaro, quién junto a Héctor Nava Jaimes, ex director general del Centro, forman parte de la delegación mexicana que participó en este evento.

Tal como sucedió con la unidad de tiempo (el segundo), que en 1967 dejó de ser definida en términos astronómicos para ser, a partir de ese año, establecida en términos de la estructura energética del átomo de Cesio-133; ahora la unidad de masa, el kilogramo; la unidad de temperatura, el kelvin, y la unidad de corriente eléctrica, el ampere, estarán definidas en términos de constantes fundamentales de la naturaleza.

López Romero explicó que “si bien a nivel científico la redefinición del Sistema Internacional de Unidades en términos de constantes fundamentales agrega mayor nivel de exactitud a la materialización de las unidades base, el impacto de dicha redefinición al grueso de la actividad de mediciones en la sociedad y en la industria no tendrá, por el momento, un impacto apreciable; sin embargo, en un futuro las mediciones en la industria de base tecnológica serán impactadas favorablemente”.

El kilogramo recibe especial atención por ser la última unidad fundamental cuya definición todavía depende de un objeto físico, ya que representa el abandono, tras 129 años de uso, del Prototipo de Kilogramo Internacional (IPK), un cilindro de platino iridiado resguardado por la Oficina Internacional de Pesas y Medidas (BIPM), en Sèvres, Francia.

Con estas nuevas disposiciones el kilogramo se define como la masa que hace que la constante de Planck tiene un valor numérico específico sin incertidumbre, a saber: 6.62607015 x10-34 Js, exactamente.

Las otras constantes fundamentales que se utilizarán en el establecimiento del nuevo Sistema Internacional de Unidades son la constante de Boltzmann (k), para definir la unidad de temperatura (el kelvin); la carga eléctrica del electrón (e) para establecer la unidad de corriente eléctrica (el ampere), y la constante de Avogadro (NA) para la cantidad de sustancia (el mol).

Con estas redefiniciones y las correspondientes a la unidad del tiempo (el segundo), la unidad de longitud (el metro) y la unidad de intensidad luminosa (la candela), el Sistema Internacional de unidades queda basado enteramente en constantes fundamentales de la naturaleza.

Para el director del Cinvestav Unidad Irapuato, la importancia que reviste esta decisión estriba precisamente en el hecho de que el Sistema Internacional de unidades sirve para armonizar las mediciones a nivel internacional, favoreciendo la producción de bienes y servicios de mayor calidad, además de facilitar el tránsito de mercancías a través de las fronteras.

Finalizó que “de alguna manera esta revisión retoma el ideal que dio origen al sistema métrico decimal que, en su momento, buscaba unidades de medida iguales para todos los hombres y de todos los tiempos. Es hasta ahora que se cristaliza con mayor nitidez este ideal”.

  

Artículo anterior Premio Arturo Rosenblueth 2018. Tecnología y Ciencias de la Ingeniería
Siguiente artículo La leche materna como elemento de maduración del sistema inmune del neonato
Print
131

Documentos de descarga

x