Publicaciones

Presenta Cinvestav soluciones para la rehabilitación de la zona chinampera

Image

La Organización de las Naciones Unidas designó el cinco de junio como Día Mundial del Medio Ambiente, con el fin concientizar la importancia de su protección, al estar ligado inherentemente con el bienestar de los pueblos y el desarrollo económico en todo el mundo.

Desde el sector científico se han hecho esfuerzos para contribuir con la protección del medio ambiente. Por ejemplo, Cinvestav realiza, desde hace casi una década, una serie de acciones orientadas a la rehabilitación del suelo y agua de la zona chinampera de Xochimilco, en Ciudad de México, que pueden ser replicadas en otras entidades. Estas alternativas fueron el eje temático del ciclo de conferencias Cinvestambiente II-2023, realizado en la Sede Sur de este Centro.

El programa general de recuperación de la zona chinampera, encabezado por Refugio Rodríguez Vázquez, investigadora adscrita al Departamento de Biotecnología y Bioingeniería del Cinvestav, emplea tecnología de biofiltros, compostaje acelerado de estiércol, oxigenación de agua por micronanoburbujas, reducción de salinidad de suelo con residuos de naranja y plantas sustentables de tratamiento de agua con energía solar y eólica.

Al contextualizar la problemática de contaminación presente en los canales de Xochimilco, Karen Ivana Flores Trujillo, posdoctorante en el Cinvestav, subrayó que las chinampas (sistemas de islas tradicionales de agricultura) son de suma importancia, al satisfacer las necesidades alimentarias de alrededor de 228 mil personas; sin embargo, los cuerpos de agua de este lugar contienen descargas residuales, donde se pueden encontrar grandes cantidades de contaminantes.

Entre estos agentes figuran bacterias coliformes fecales, metales pesados y carbono orgánico, entre otros, que propician el crecimiento de algas y plantas acuáticas que llevan a una falta de oxigenación en los canales. Además, el suelo empleado para la cosecha de hortalizas y plantas ornamentales presenta en su mayoría una alta salinidad, reduciendo su productividad.

En ese contexto, una de las estrategias planteadas por el Cinvestav, fue la oxigenación del agua a partir de un proceso de inyección de micronanoburbujas, el cual es realizado a través de dispositivos instalados en las trajineras (embarcaciones) que navegan los canales de Xochimilco.

De acuerdo con Gina Sheid Escudero Garrido, estudiante del Cinvestav y conferencista del evento, el sistema de micronanoburbujas es generado a partir de un sistema de tubos Vénturi, por el cual se pasan de forma simultánea agua y aire, que al realizar un cambio de presión produce las burbujas, estas permanecen semanas en el agua, promoviendo su oxigenación y eliminando organismos nocivos, ya que su tamaño ayuda a atacar las membranas celulares de estos.

Una más de las características del proceso de inyección de micronanoburbujas es que se trata de un sistema autosustentable, al emplear energía limpia para su funcionamiento, gracias a la instalación de paneles solares en techo de las embarcaciones. Cabe mencionar que la tecnología cuenta con un registro de modelo de utilidad ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial y ya se emplea en un programa piloto en siete trajineras de Xochimilco, además de tener solicitudes de usarla en el Lago de Pátzcuaro, en Michoacán, así como una presa en el Estado de México.

Image

En cuanto a la tecnología empleada para mejorar la calidad de suelos de las chinampas de Xochimilco, destacó el desarrollo de un compostaje acelerado de estiércol (de aves o ganado) que, gracias a la combinación de residuos orgánicos secos (pasto o aserrín), harina mineral y residuos orgánicos verdes (pastos y lirio acuático), reducen el proceso de obtención de cinco a dos meses, además de evitar los lixiviados (escurrimiento contaminante) debido al empleo de tuberías con sistemas eólicos que permiten la oxigenación.

También se destacó el desarrollo de una planta electroquímica de tratamiento de agua con procesos de oxidación avanzada, cuya característica principal es su tamaño pequeño, lo que facilita su instalación. Esta tecnología es empleada actualmente en los lagos de Chapultepec, en Ciudad de México, así como en el municipio mexiquense de Chalco.

Además de hablar de la problemática de contaminación en la zona chinampera, en Cinvestambiente II-2023 se abordaron las estrategias realizadas entre academia y entes gubernamentales con la intención de mejorar el ambiente e incrementar la productividad agrícola, como el expuesto por Víctor Ortuño Ramírez, subdirector de la Comisión de Recursos Naturales y Desarrollo Rural de la Secretaría del Medio Ambiente, quien habló del proyecto de cooperación entre el gobierno de Ciudad de México y el Cinvestav para productores del campo.

En esta edición del Cinvestambiente acudieron 150 estudiantes de la Facultad de Agrobiología de Uruapan, Michoacán, quienes además de escuchar a los expertos que compartieron sus experiencias para encaminarlos a una mejor toma de decisiones para su futuro profesional, también refrendaron su compromiso en el cuidado del medio ambiente.

Artículo anterior La computación evolutiva contribuirá a resolver problemas cada vez más complejos
Siguiente artículo Cinvestav presenta estrategia para el tratamiento de agua y residuos generados en sus instalaciones
Print
1192