Publicaciones

Conexión Cinvestav

El mejoramiento de la calidad y esperanza de vida de los mexicanos se detuvo

Image

Adolfo Martínez Palomo, Investigador Emérito del Cinvestav, sostuvo que en el país el establecimiento de instituciones dedicadas al cuidado de la salud y la educación ha permitido elevar la calidad y esperanza de vida de la población.

Durante la conferencia magistral “El impacto de la investigación para la Salud en México”, de la XXXIII Cátedra “Miguel Alemán Valdés” en el Área de la Salud, el investigador también destacó la importancia de diversos programas de salud que han mejorado la calidad de vida de la población.

Comentó que hace 70 años los mexicanos morían de diarrea y de paludismo, padecimientos abatidos gracias a las medidas tomadas y dictadas con base en la ciencia e investigación en salud.

Martínez Palomo también mencionó la disminución de la mortalidad infantil en el país de 1979 a 2010 y que ha continuado a la fecha gracias a acciones de gobierno basadas en el conocimiento científico; citó el ejemplo de las sales de rehidratación oral, la vacunación contra poliomielitis y sarampión, el programa de agua limpia, las semanas nacionales de salud, el programa de arranque parejo de la vida, el seguro popular, los trabajos institucionales para el control del paludismo y la oncocercosis, entre otros.

En un análisis de evolución de la salud, hizo un recuento de las muertes causadas por enfermedades infecciosas en México de 1969 a 2019, y expuso que los padecimientos respiratorios bajos pasaron del primer lugar al décimo; las diarreas que ocupaban el segundo lugar se ubicaron en el sitio 31; y la tuberculosis ubicada en el lugar ocho pasó al 48; adelantos logrados con acciones basadas en la ciencia.

El también miembro de El Colegio Nacional explicó que en el periodo de tiempo señalado las enfermedades crónicas aumentaron, la cardiopatía isquémica relacionada con enfermedades de corazón, que causa muerte, pasó de ser la número tres al lugar uno; la diabetes se trasladó del sitio 11 al dos y la enfermedad renal crónica cambio del lugar 16 al tres.

En el caso del fenómeno de la violencia se observaron cambios y aumentó como causa de muerte en los mexicanos, por ello “en 2020 la esperanza de vida vuelve a bajar debido a las 100 mil muertes por la epidemia de covid-19, a los que añaden los miles de fallecimientos por la violencia y esto nos debe preocupar”, aseguró el investigador adscrito al Departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular del Cinvestav.

Este impacto en la salud de los mexicanos, derivado del conocimiento generado por el trabajo de la investigación científica, indica cómo el país iba mejorando lentamente en el tema de la calidad y esperanza de vida, pero de repente ante el fenómeno de la violencia y con el problema de la infección por covid-19 se detuvo.

Todos los factores relacionados con la calidad y esperanza de vida también están relacionados con un cambio en el crecimiento poblacional, en décadas pasadas la base eran el sector infantil, para 2010 eso cambio totalmente y para 2030 se espera que los problemas de salud más importantes se ubiquen en sector de los adultos y en la edad avanzada.

Adolfo Martínez expuso que el impacto más importante en el mejoramiento de la calidad de la salud en México y en la formación de sus profesionales ha sido la creación de instituciones especializadas en salud y educación como los institutos Nacional de Cardiología, fundado por Ignacio Chávez, de Salubridad y Enfermedades Tropicales, promovido por Manuel Martínez Báez, actualmente Diagnóstico y Referencia Epidemiológica, ambos de calidad internacional.

En el campo de la educación destacó la creación de El Colegio Nacional, cuyos miembros como Bernardo Sepúlveda, Juan Ramón de la Fuente, Guillermo Soberón y Julio Frenk promovieron la creación de los institutos Nacionales de Ciencias Médicas y Nutrición, de Psiquiatría, de Salud Pública, de Medicina Genómica y la Fundación Mexicana para Salud.

Mencionó que otro destacado miembro de El Colegio Nacional, Arturo Rosenblueth Stearns, fundó el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados, que actualmente junto con la Universidad Nacional Autónoma de México son las dos instituciones de educación más importantes en el desarrollo e impulso de la investigación científica en el país.

Adolfo Martínez Palomo comentó que su plática podría ser un inicio para convencer a las autoridades de que la inversión en investigación en salud es eso: una inversión, y puede mejorar las condiciones del país si se apoya a la labor científica; sobre todo “en este momento, cuando más se requiere de la verdad que proporciona la ciencia”.

Artículo anterior El circo de la física
Siguiente artículo Durante la pandemia la Sede Sur del Cinvestav impulsa estrategias académicas
Print
3074