Publicaciones

Conexión Cinvestav

Durante la pandemia la Sede Sur del Cinvestav impulsa estrategias académicas

Image

Las medidas sanitarias impuestas por las autoridades federales para evitar la propagación de la covid-19 en la población, han modificado el trabajo académico y científico que realiza la Sede Sur del Cinvestav, de acuerdo con Alonso Fernández Guasti, jefe de esta entidad de investigación.

La Sede Sur se integra por dos Departamentos: Farmacobiología e Investigaciones Educativas (DIE), en el primero, que tiene como base el trabajo experimental, sus proyectos no se han cancelado porque son caros y en algunos casos su desarrollo se extiende hasta por cuatro años; sin embargo, no ha sido posible realizar sus actividades al cien por ciento.

Mantener vigentes estos proyectos de investigación y evitar su colapso ha sido posible por el compromiso de estudiantes y técnicos dispuestos a acudir voluntariamente a los laboratorios, aun con los riesgos sanitarios, porque recuperar los proyectos después implicaría invertir mucho más recursos humanos y materiales.

Durante este periodo, prácticamente el Departamento de Farmacobiología no ha emprendido nuevas líneas de experimentación y desarrolla menos tesis de carácter experimental; además, se busca rescatar algunos datos o se trabaja con bases de información para tratar de obtener mayor provecho de ellas, la idea es ser más creativos.

Sin embargo, la Unidad desarrolla diez proyectos relacionados con la pandemia; entre los que destacan: Uso de bacterias para la producción de recombinantes en la generación de tratamientos inmunes contra SARS-CoV-2; Radiografías del personal médico frente al Covid-19; Prácticas, tecnologías y contaminación en el sistema público de salud en México; El impacto del coronavirus en la educación básica y la formación docente; y Traducción a lenguas indígenas de materiales de prevención contra el contagio de SARS-CoV-2.

En el caso del DIE, el principal impacto es la reducción de la investigación de campo, y en estos momentos esa área de trabajo, que son las escuelas, se encuentra cerrada, en consecuencia, no se pueden hacer los análisis necesarios para el desarrollo de las mismas.

Los trabajos de Investigaciones Educativas que implicaban la observación de aspectos escolares, desde preescolar hasta universidad, en algunos casos se han tenido que modificar, porque todo el sistema educativo se encuentra cerrado a la forma presencial y, por el momento, no es posible recoger información en escuelas, medir variables de interés o analizar diversos aspectos en los alumnos; en algunos casos se ha tenido que cambiar el desarrollo de las tesis.

El número de presentaciones en congresos se ha reducido en comparación con el primer semestre de 2020; en el mismo periodo del año anterior, los miembros de la Unidad asistieron a 83 congresos y ahora a 38.

Los congresos son una actividad académica importante y al no participar en ella se pierde la posibilidad de actualizar, mantener contacto con los pares o de conocer los avances más novedosos; su ventaja es que presentan la investigación científica muy reciente; éstos se empiezan a generalizar de forma virtual y cada vez despiertan mayor interés.

“La frontera del conocimiento se encuentra en los congresos y también en los artículos, pero tardan más, hasta un año, por su proceso de revisión por pares”, aseguró Fernández Guasti.

La Unidad ha puesto en marcha diversas estrategias con el objetivo de cumplir con sus compromisos académicos y evitar afectar la investigación. Por ejemplo, se ha sumado a la realización de exámenes virtuales de maestría y doctorado para que los estudiantes puedan terminar en tiempo su posgrado, ya se han celebrado 28 exámenes porque no se podía detener el flujo de alumnos; tomó tiempo por las regulaciones éticas y legales.

Al tercer trimestre del 2019 se habían realizado 41 exámenes de grado; la reducción en el número de graduados se debe a la imposibilidad de desarrollar el trabajo de tesis, sobre todo en las áreas experimentales y a la misma presentación de exámenes por la contingencia sanitaria, pero este número se recuperó en los últimos meses del 2020.

Para el regreso a las actividades presenciales se cumplirá con las disposiciones de SEP y cuando se tenga semáforo verde en Ciudad de México, y otro aspecto son las medidas para evitar contagios que establezcan las autoridades del Cinvestav.

La Sede Sur fue creada en el año 2000 con dos Departamentos, el de Farmacobiología tiene el objetivo de combatir padecimientos crónico-degenerativos relevantes en la población mexicana, además de explorar nuevas estrategias terapéuticas mediante el estudio de fármacos.

En tanto, el DIE tiene como misión indagar las prácticas y procesos educativos mediante el análisis de las políticas educativas o los procesos de apropiación de los saberes, que suceden en los espacios de aprendizaje, prestando atención al papel de maestros, comunidades y estudiantes.

Artículo anterior El mejoramiento de la calidad y esperanza de vida de los mexicanos se detuvo
Siguiente artículo Fallece impulsor de la aeronáutica, drones y desarrollo de la robótica
Print
1694