Publicaciones

Hallan proteínas relacionadas con virulencia en la amiba
Conexión Cinvestav

Hallan proteínas relacionadas con virulencia en la amiba

La amiba Entamoeba histolytica es un parásito de gran importancia en la salud pública, ya que está relacionada con el desarrollo de un tipo de colitis y, en casos más severos, con la formación de abscesos hepáticos, el cual de no atenderse adecuadamente puede causar la muerte del paciente.

Esa característica patológica del parásito ha despertado interés en la investigación científica, y una de ellas llevó a cabo en el laboratorio de Esther Orozco Orozco, investigadora del Departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular del Cinvestav. De hecho, esa investigación fue la base para la tesis de doctorado de Jeni Bolaños Rebolledo, la cual fue reconocida con el Premio Arturo Rosenblueth 2018, en el área de Ciencias Biológicas y de la Salud, la distinción más importante que otorga el Cinvestav a sus graduados.

La investigación realizada por Bolaños Rebolledo se centró en analizar las razones por la que la amiba es tan virulenta dentro del organismo que infecta, para lo cual realizó la caracterización de proteínas relacionadas con el transporte intracelular del colesterol que requiere el parásito.

Cabe mencionar que las membranas celulares de la amiba están compuestas por 46 por ciento de colesterol/mol de fosfolípidos y al requerir de un recambio continuo de membranas, esta sustancia se vuelve necesaria para el parásito.

De acuerdo con la egresada del Cinvestav, se ha detectado en modelos in vitro que la Entamoeba histolytica reduce su virulencia, al ser menos efectiva para fagocitar (consumir células) y presentar menor capacidad de destrucción de monocapas de células epiteliales, cuando se elimina el colesterol del medio donde se encuentra, lo que sugería que la amiba requería de esa sustancia, aun cuando no posee la maquinaria necesaria para su síntesis.

Otro indicio que relaciona al colesterol con la virulencia del parásito es la formación de abscesos que se generan en el hígado, que es el principal sitio extraintestinal que infecta el parásito.

Por ello, la investigación se encaminó en buscar mediante herramientas bioinformáticas, las secuencias de las proteínas EhNPC1 y la EhNPC2, ya que en otras células, estas proteínas se encargan de hacer ese trabajo. Además, se determinó que ambas proteínas están relacionadas en la captación y distribución del colesterol dentro de las células del parásito, debido a que se relocalizan frente a un estímulo de colesterol y durante la fagocitosis.

Ambas proteínas fueron localizadas y caracterizadas en Entamoeba histolytica, y a decir de Bolaños Rebolledo estos resultados sirven en primer lugar para comprender la biología de la amiba a fin de conocer cómo es que el colesterol le ayuda a ser más virulenta, pero también, en el mediano plazo, ambas proteínas pudieran considerarse como un candidato de blanco terapéutico en el tratamiento de la infección por amiba, ya que los tratamientos con metronidazol resultan muy tóxicos para el paciente.

Por ahora, la ganadora del Premio Arturo Rosenblueth 2018 realiza una estancia posdoctoral en el Cinvestav, pero enfocada en proteínas de amibas involucradas con la regulación de varios genes.

El Premio Arturo Rosenblueth fue instituido en 1989 con el propósito estimular la excelencia académica y de promover el desarrollo de investigaciones originales, rigurosas y de alta calidad; por esta razón el certamen es el reconocimiento más importante que concede el Cinvestav a los investigadores jóvenes que egresan de sus programas de doctorado.

Artículo anterior Entregan Premio al Mérito Ecológico 2018 a investigadora del Cinvestav
Siguiente artículo Buscan alternativa menos tóxica para el tratamiento de la amibiasis
Print
86

Documentos de descarga

x