Publicaciones

Conexión Cinvestav
/ Categorías: Boletin de prensa

Observan cambios en la microbiota del colón en diversas fases de la diabetes tipo 2

Image

La diabetes tipo 2 es la segunda causa de muerte en México y representa el 15.4 por ciento del total de defunciones por enfermedad en el país reportó el INEGI en 2017. Sobre el tema la Encuesta Nacional de Salud 2016 indicó que este padecimiento ocupa el primer lugar en personas mayores de 60 años.

Ante la hipótesis que sugiere un papel importante del microbioma intestinal en la progresión de la enfermedad, un grupo de investigación integrado por científicos del Cinvestav, ISSSTE e Instituto Nacional de Perinatología, emprendió un estudio con el objetivo de caracterizar por primera vez la microbiota del colón en mexicanos adultos en prediabetes tipo 2 y en diferentes etapas del padecimiento.

El trabajo titulado “Estudio de la diversidad y funcionalidad del colón distal asociada a la prediabetes y diabetes tipo 2 en mexicanos” obtuvo el tercer lugar del Premio de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica 2019 en la categoría de Investigación Básica.

“El objetivo del trabajo fue observar qué pasa con la microbiota de los mexicanos en diversas fases de la diabetes tipo 2; se establecieron seis grupos de análisis: que van de individuos sanos hasta los tratados con polifarmacia e insulina”, explicó Jaime García Mena líder del grupo, junto Alejandra Chávez Carbajal estudiante de doctorado, adscritos al Departamento de Genética y Biología Molecular.

Los resultados de la investigación indican que cuando se inicial el descontrol de la glucosa la comunidad bacteriana cambia con bacterias como los Bacteroidetes que son más abundantes y con el control de la enfermedad mediante medicamentos, aparentemente, la abundancia de la comunidad bacteriana se equilibra; es decir, el perfil de abundancia de la microbiota del tracto digestivo se parece más a las personas sanas. Con el control y apego al tratamiento la microbiota se vuelva a adaptar después de la perturbación que genera la enfermedad.

El tener un balance entre los Firmicutes y Bacteroidetes, donde los primeros son más abundantes es importante para la salud. Al caracterizar la comunidad bacteriana que vive en el colon, mediante el análisis de muestras fecales, los datos mostraron que hay una progresión de la microbiota en los diferentes estadios de la enfermedad. En el primer grupo, sano, la abundancia del filo bacteriano se encuentra dominada por los Firmicutes (dos tercios) y los Bacteroidetes (un tercio); en la fase de prediabetes cambia la composición a 40 y 56 por ciento, respectivamente.

En el tercer estadio, donde las personas padecen la enfermedad sin saberlo, el porcentaje de Bacteroidetes aumenta al 53 y el de Firmicutes disminuye a 43; es decir, la composición se invierte; en la fase cuatro, controlado con metformina, los Bacteroidetes se elevan más hasta alcanzar casi 65 por ciento y se ve un decremento de Firmicutes hasta cerca de 32 por ciento.

Para la etapa cinco, controlados con metformina más polifarmacia, los Firmicutes se disparan a cerca de 67 por ciento, mientras que los Bacteroidetes se reducen hasta 29 por ciento; para la última fase (atendidos con metformina, polifarmacia e insulina) los Firmicutes alcanzan el 62 por ciento y los Bacteroidetes el 35.5 por ciento, es decir se equilibran como en el segmento del grupo sano.

“Se observa que los hábitos de vida se asocian al descontrol de los niveles de glucosa sanguíneos. La herencia genética y la edad son factores importantes y a esto se suma el estilo de vida el cual tiene una influencia importante en la diversidad de la microbiota; en parte por la alimentación, el descanso o la tensión nerviosa del ambiente social”, sostuvo Jaime García.

Además, en diabetes sin control se identifica la bacteria Sutterella y personas en prediabetes tienen altos niveles de bacterias de la familia Comamonadaceae indicativo de una tendencia hacia la enfermedad. En personas con diabetes sin control con medicamento la bacteria Sutterella es más abundante; esas dos bacterias en una muestra de copro podrían ser una herramienta para medir el riesgo hacia la diabetes.

La información generada por el estudio abre la posibilidad de iniciar estrategias de modulación bacteriana por medio de dietas específicas y uso de prebióticos y/o probióticos que permitan el mejoramiento de los niveles de glucosa en personas con esta enfermedad.

“Conocer la composición de la microbiota y el microbioma del colón distal así como sus metabolitos contribuye a un manejo todavía más adecuado de las personas susceptibles e identifica blancos bacterianos para su posible modulación, con el objetivo de generar un beneficio en la salud del individuo”, aseguró Jaime García Mena.

Artículo anterior Obtiene Eusebio Juaristi máximo reconocimiento científico de la CDMX
Siguiente artículo Producto obtenido del agave presenta beneficios contra la obesidad
Print
935

Theme picker