Publicaciones

Conexión Cinvestav

Premian a Dalila Aldana Aranda por labor de divulgación científica para la infancia

Image
Por su destacado trabajo de divulgación Dalila Aldana obtuvo el "Premio a la Comunicación Científica"

Por su destacado trabajo de divulgación a través del programa “Pasaporte al camino del conocimiento científico”, Dalila Aldana Aranda, investigadora del Cinvestav Mérida, fue galardonada con el Premio a la Comunicación Científica, otorgado por la Red de Científicos Españoles en México, que será entregado el 28 de noviembre, en el Centro Cultural de España.

Esta iniciativa de divulgación científica nació en la sección sureste de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), cuando se vio la necesidad de crear un programa regional de divulgación que les diera identidad, así, con un trabajo coordinado entre diferentes personas e instituciones se ha mantenido de manera horizontal en sus decisiones formando un buen equipo de colaboración.

“Este programa, dirigido a la niñez, se ha hecho durante 15 años, y con el paso del tiempo se van integrando las personas adultas de la familia que suelen acompañar a las y los infantes; su formato se realiza durante una hora en el que un investigador o investigadora ofrece su tema en 20 minutos, después diseña un experimento o actividad lúdica para ser emprendida por cualquier niño o niña empleando materiales de la vida común, con en el tiempo restante se presenta una interacción mediante preguntas y respuestas, las cuales muchas veces hacen ‘patinar” a las y los investigadores”’, explicó Aldana Aranda.

La distinción, en la “Categoría de trabajo de red para comunicación”, reconoce la excelencia en la divulgación de investigadores del Cinvestav Mérida, el Colegio de la Frontera Sur, el Centro de Investigación Científica de Yucatán, la UNAM, AMC y el Cicy -Cancún que durante 15 años ha impulsado el programa “Pasaporte al camino de conocimiento científico”.  

Desde la creación del programa, que tiene como asociados al Planetario de Cancún y el Museo de Ciencias de Baja California, en Ensenada, se planeó para realizarse de manera presencial y a distancia, donde el ponente estaría en una ciudad del sureste y de ahí transmitir a las otras sedes, así un expositor podría ubicarse Mérida y en tiempo real lo podrían estar viendo en Tapachula, San Cristóbal de las Casas, Villahermosa, Campeche o Oaxaca.

A la fecha, el programa involucra a cerca de 80 personas en 10 sedes y ha atendido alrededor de 100 mil niños y niñas, mediante la organización de 282 talleres. Las charlas se realizan de manera quincenal durante los meses de enero a junio (excepto vacaciones), con sesiones sabatinas de dos horas y media, a las que se suman actividades anexas, como sencillos experimentos científicos, trabajos lúdicos o recorridos por las sedes o museos.

“A México le hace falta reconocer a las personas científicas, tecnólogas o divulgadoras porque el país no tiene un galardón para la comunicación de la ciencia, por ello este premio es un gran logro, ya que a pesar de diferentes situaciones hemos seguido trabajando y no lo abandonamos, aun cuando en ocasiones debemos aportar nuestros propios recursos”, sostuvo la investigadora del Cinvestav.

De acuerdo con la científica, en el tema ambiental es importante la divulgación, sobre todo hacia las personas adultas porque no están educados en el tema, ya que compran, consumen o desechan mal, por ello, se requiere educación y eso se logra con una buena comunicación; con las y los infantes busca evitar hacer programas de excelencia, de la alumna o alumno supremo o del cuadro honor, con el  principio de que todo niño o niña debe tener información para construir usando el conocimiento, y así estructuran los procesos mentales del individuo, aunque no pretenda dedicarse a la ciencia.

Sin embargo, reconoció que la divulgación científica no es fácil porque se debe tener una estructura mental ordenada para emprender esa actividad; además, las y los investigadores no tienen interés en la comunicación científica debido a que los sistemas de calificación no reconocen a la divulgación, puede ser parte de los puntos de evaluación, pero los comités de pares no la toman en cuenta.

También, consideró que las instituciones deben alinear sus sistemas de calificación con la divulgación de la ciencia para ser vista como un producto valioso en la sociedad y tener mayor flexibilidad para permitir a las y los interesados obtener reconocimiento por ese trabajo, así como se hace con quienes solo les gusta generar papers (artículos de investigación); es algo que debe cambiar, porque la sociedad mexicana no conoce a sus científicos y científicas.

“Conahcyt pone casi como una actividad obligatoria para los investigadores la divulgación de la ciencia, que es muy bueno, pero destina muy poco apoyo a esos programas en sus diferentes modalidades, sin embargo, a mí me da mucha alegría hacer divulgación, es una actividad que me llena de satisfacción y, aunque me gustaría la tomaran en cuenta para mis puntos (del SNI o la COPEI), si no lo hacen, voy a continuar con ello”, aseguró Dalila Aldana Aranda.

Artículo anterior Inicia Cinvestav renovación de las páginas web en todas las unidades y departamentos
Siguiente artículo David Bermúdez Rosales, ganador de una de las cátedras de investigación Marcos Moshinsky 2023
Print
213