Publicaciones

Recomendaciones educativas durante el distanciamiento social
Conexión Cinvestav

Recomendaciones educativas durante el distanciamiento social

Plataformas colaborativas como Microsoft Teams, Google Classroom o Moodle, así como servicios de almacenamiento en la nube para compartir materiales digitales propios o comunes, entre otras opciones pueden sumarse a una clase a distancia de acuerdo con los requerimientos de profesores y alumnos, los cuales se han visto en la necesidad de llevar los cursos presenciales a entornos digitales debido a la contingencia sanitaria.

Otras recomendaciones para ofrecer clases vía remota, sobre todo para los niveles medio superior, superior y posgrado, es que tanto profesores como alumnos cuenten con una conexión a internet de al menos 10 megas por segundo, principalmente al emplear tutoriales o material didáctico; además, el equipo de cómputo debe contar con micrófono, bocinas y cámara, un sistema operativo reciente que facilite el uso de plataformas colaborativas y los programas necesarios de acuerdo con cada asignatura.

Sin embargo, no todos los estudiantes y docentes cuentan con las mismas condiciones, por eso hay que tomar en cuenta que las posibilidades de participar serán heterogéneas, apuntó la Dra. Judith Kalman Landman, adscrita al Departamento de Investigaciones Educativas (DIE) del Cinvestav. Al introducir el uso de las tecnologías digitales hay factores que deben considerarse para propiciar que todos los estudiantes puedan integrarse durante esta coyuntura. Recordó que las plataformas y herramientas son entornos destinados a organizar actividades de aprendizaje, y el uso de éstas requieren el diseño de los profesores.

“Hay que tener presente que las posibilidades digitales de los estudiantes son muy variadas; es decir, no todos disponen de los mismos equipos, conectividad, software y experiencia en el uso. Muchos pueden usar una computadora, pero hay que considerar que quizá sea compartida por toda una familia”, aclaró la investigadora.

De hecho, junto con el Dr. Víctor Jesús Rendón Cazales, experto de la UNAM y egresado del DIE Cinvestav, la investigadora analizó las posibilidades del uso de plataformas digitales durante los periodos de distanciamiento social, y ambos coincidieron en que es importante aprovechar las herramientas sincrónicas con la intención de promover la

interacción entre compañeros y maestros, hacer preguntas, elaborar conclusiones y argumentar sus posturas.

Para ello, se puede dar un uso educativo de herramientas comunes, tales como Facebook, Twitter, WhatsApp, el correo electrónico o Instagram, que deben ser apuntalados con servicios de almacenamiento e intercambio de información (Dropbox, Google Drive o OneDrive), con un buen diseño didáctico. Asimismo, aprovechar espacios digitales de trabajo, entre los que recomendaron Wordpress, Moodle, Google Drive, Slack, Jamboard o Padlet.

Las bases de datos y repositorios también jugarán un papel importante en la educación a distancia, sobre todo en los niveles superiores, por lo que es necesario que los estudiantes tengan acceso a plataformas como Scopus, ProQuest, Ebsco, RedALyC y a los servicios que Bibliotecas digitales de universidades, sostuvieron los investigadores.

Asimismo, herramientas gráficas del tipo Edpuzzle, la cual permite, a partir de un video, crear cuestionarios de evaluación o intercalar notas de audio son alternativas útiles. Para temas más específicos, como biología, los expertos recomendaron el uso de interactivos como Foldit o EyeWire, que sirven para analizar estructuras y plegamientos de proteínas y neuronas, respectivamente, o bien valerse de materiales similares a Kahoot!, con el cual crean actividades lúdicas a fin de movilizar conocimientos y saberes.

En cuanto a las acciones a realizar por los estudiantes en torno a los materiales de apoyo, Judith Kalman Landman dijo que es una oportunidad para que desarrollen su sentido crítico y aprendan a evaluar la información que encuentren. Por lo que recomendó tomar en cuenta aspectos como el perfil del autor del tutorial, cuál es su trayectoria en el campo de estudio, el año de la publicación, la fuente de los textos citados y si son claramente redactados, así como verificar que los enlaces y citas son existentes, precisos y actuales.

Ambos investigadores coincidieron en que la educación será un reto en esta coyuntura de distanciamiento social, sobre todo si se intenta simplemente mudar las prácticas de enseñanza tradicionales a un espacio digital sin hacer un diseño pensando en este entorno. Si los estudiantes no tienen experiencia en participar en este tipo de colaboraciones, ayudaría que los docentes detallen claramente cuáles son las formas de interacción esperadas, los criterios de participación y el resultado esperado en cuanto a un producto concreto y en cuanto a la forma de participar.

Artículo anterior Falleció José Luis Reyes Sánchez, destacado nefrólogo
Siguiente artículo Falleció el reconocido inmunólogo mexicano Leopoldo Flores Romo
Print
1406

Theme picker