Publicaciones

Conexión Cinvestav
/ Categorías: Boletin de prensa

Casos de hepatitis aguda grave infantil no están relacionados con los virus conocidos

Image

La hepatitis aguda grave de causa desconocida en niños ha llamado la atención, pues a mediados del mes de abril, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una alerta sanitaria sobre su ocurrencia en Reino Unido y a partir de ese momento, se han notificado nueve decesos entre los 650 casos en 33 países, incluido México, con 21 diagnósticos y una muerte confirmada.

Este padecimiento que ha causado interés por no relacionarse con los tipos de hepatitis virales que ya se conocían previamente (A, B, C, D y E) o por alguna intoxicación ocasionada con medicamentos o sustancias, provoca una inflamación en el hígado con síntomas como diarrea, vómito, fiebre, dolor muscular, elevación de las enzimas hepáticas y, sobre todo, ictericia, una coloración amarilla en los ojos y en la piel.

“El cuadro clínico que presentan todos los casos confirman que efectivamente se trata de un brote de hepatitis, pero lo que se desconoce es qué lo origina, pues pruebas de laboratorio niegan que estos diagnósticos infantiles sean causados por los virus ya conocidos asociados a la enfermedad.”, señaló Saúl Villa Treviño, investigador del Departamento de Biología Celular y quien ha estudiado las enfermedades que afectan al hígado a lo largo de su trayectoria.

Según el último informe de la Organización Panamericana de la Salud, de los 650 casos probables cuantificados hasta el mes de mayo, al menos seis por ciento de niños han requerido trasplantes debido al deterioro que sufrió el órgano.

A pesar de que los casos van en aumento, la OMS dispone de información limitada. Una de las hipótesis de su causa es una infección por adenovirus, detectado en la mayoría de los casos británicos, específicamente el subtipo F41, que genera síntomas gastrointestinales.

Este tipo de patógenos circulan entre los humanos y causan diversos padecimientos, como infecciones respiratorias o gastrointestinales, pero no se habían relacionado con hepatitis.

Otra hipótesis se basa en la disminución de las defensas en los niños debido a la falta de exposición al ambiente por el aislamiento durante la pandemia, pues al no estar en contacto previo con los virus, una vez que se encuentran expuestos a ellos, su respuesta inmune es débil y por lo tanto la enfermedad más agresiva.  

Sin embargo, no todos los casos reportados de la hepatitis aguda grave infantil han manifestado la presencia de adenovirus, por lo que aún se espera más información a fin de determinar el origen de la enfermedad.

Image

En este sentido, varias autoridades nacionales e internacionales, así como diferentes grupos de trabajo realizan estudios epidemiológicos, clínicos, de laboratorio, histopatológicos y toxicológicos más detallados sobre las posibles causas. También están previstas investigaciones adicionales para determinar si los casos detectados se encuentran por encima de los niveles de referencia esperados.

A pesar de no confirmarse ninguna de las hipótesis que causan la enfermedad, sus vías de transmisión pudieran ser por medio de las expulsadas a la hora en que una persona infectada tose o estornuda y por vía fecal-oral, igual que las bacterias, los parásitos y otros virus que dan origen a múltiples infecciones gastrointestinales.

El problema de no conocer el origen es que tampoco se sabe con exactitud cuáles acciones específicas pueden frenar la enfermedad. Por ello Villa Treviño expuso que, a fin de prevenir el contagio, es recomendable continuar con las medidas básicas de higiene establecidas a lo largo de la pandemia por covid-19, como lavarse las manos, cubrirse al toser o estornudar, no compartir alimentos, bebidas, cubiertos y platos; limpiar y desinfectar perfectamente los objetos que se manipulan, además de tener completo el esquema de vacunación contra la hepatitis A y B.

“Se espera que en las próximas semanas exista más evidencia para determinar la etiología y que con base en ello se emitan recomendaciones de prevención, tratamiento y control para evitar el aumento en los casos”, puntualizó el investigador Emérito del Cinvestav.

Artículo anterior Hermes Reyes Caballero. Los caminos hacia la ciencia
Siguiente artículo Reconocen trayectoria de investigador del Cinvestav en el campo de la acuacultura
Print
484

Theme picker