Publicaciones

Diseñar cursos con una alta estructura mejora el desempeño de los estudiantes
Conexión Cinvestav
/ Categorías: Boletin de prensa

Diseñar cursos con una alta estructura mejora el desempeño de los estudiantes

Al participar en el Coloquio Cinvestav, Justin Shaffer, profesor asociado de la Colorado School of Mines, de Estados Unidos, sostuvo que para conseguir mejor desempeño estudiantil es necesario emprender nuevos métodos de enseñanza que involucren el aprendizaje activo, donde los profesores sean capaces de diseñan sus cursos con una estructura de enseñanza sólida.

Durante su conferencia titulada “Enseñanza con alta estructura en cursos de ciencia e ingeniería: qué, por qué y cómo”, Justin Shaffer explicó que el aprendizaje activo es un método de instrucción donde los estudiantes participan de manera práctica en el proceso de aprendizaje mediante diversas actividades didácticas, como resolución de problemas, estudios de casos, trabajo en grupo o aprendizaje en equipo, que contrasta con los sistemas de enseñanza pasiva.

Una herramienta fundamental para instrumentar este método de enseñanza y aprendizaje es que los profesores diseñen sus cursos con una alta estructura de contenidos y actividades, para ello deben considerar planear tareas previas a la clase, emprender ejercicios de aprendizaje activo en el salón de clase y hacer de manera regular evaluaciones del conocimiento aprendido.

Diseñar cursos de alta estructura implica establecer un compromiso, tanto del profesor como del estudiante, para preparar los contenidos antes de la clase y así liberar tiempo en cada sesión para actividades de aprendizaje activo (indicadas por los seis niveles cognitivos del proceso de aprendizaje de la pirámide de Bloom: memoria, comprensión, aplicación, análisis, síntesis y evaluación); así los estudiantes experimentan un mayor sentido de pertenencia en la clase y manifiestan un mejor desempeño.

Un factor esencial en el diseño de los cursos con una alta estructura de contenidos es la elaboración de guías de lectura que identifique elementos comunes del tema a desarrollar, defina con precisión los diversos términos, resuma los conceptos principales en palabras de los estudiantes, indique referencias o pasajes específicos y responda preguntas de verificación de los conceptos aprendidos, además, debe ofrecer tablas o dibujos como elementos complementarios.

Otros de los componentes que integran este tipo de cursos y que los alumnos valoran mucho son la consulta de libros de texto, las lecciones en clase, las tareas en línea y la discusión con sus compañeros de los temas a desarrollar, que en la forma tradicional de enseñanza muchos profesores no lo aplican.

“Este modelo de diseño de cursos con alta estructura se puede adaptar a cualquier materia y se ha demostrado que mejora el rendimiento de los estudiantes y cierra las brechas de rendimiento, entre otros beneficios”, aseguró Justin Shaffer.

Durante la presentación del Coloquio, el Director General del Cinvestav, José Mustre de León informó a la comunidad que durante la última semana de noviembre el Centro participó en la Reunión General de la UNESCO de ministros de educación y fue la única institución mexicana de educación invitada al evento.

Durante el encuentro la ministra de Ciencia, Tecnología e Innovación en la Educación Superior de Noruega mostró un interés especial por establecer un acuerdo de colaboración para que estudiantes de su país (por su legislación deben pasar por lo menos 6 meses, durante su periodo de formación doctoral, fuera de su nación) puedan tener una estancia académica en Cinvestav.

Mustre de León sostuvo que es importante para el Cinvestav ser considerado una institución con la capacidad e infraestructura para la cooperación en temas de investigación científica y eso es un aspecto importante para toda su planta académica, estudiantil y administrativa.

El directivo también mencionó que el Cinvestav participó a la celebración del 80 Aniversario del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS), al tener una colaboración a través del Laboratorio Mixto Internacional en el área de drones y robótica, el cual se encuentra próximo a de evaluar la renovación de esa cooperación, con una historia de 11 años.

Artículo anterior Nanoestrellas de ADN, trabajo ganador del Premio a la Innovación en Bionano 2019
Siguiente artículo Estudian bacterias del Golfo de México que degradan petróleo
Print
410

Theme picker